Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘VALOR’

 DIA 5 DE MAYO (150)

Allí donde la tierra se dobla y arruga cual pliegues de un abanico. Donde la historia la hace impenetrable, ruda, inconquistable y a la vez afable.

Donde el aroma nace en cada esquina, donde el murmullo del agua llena cada recodo del camino. Donde el agua suena y te arrulla a cada paso, aunque no la veas porque juega a esconderse a tu derecha o izquierda, camuflada entre arbustos y árboles centenarios, bajo puentes milenarios o entre escarpadas montañas.DIA 5 DE MAYO (16)

Allí donde la vida crece como un regalo, donde el color de cada horizonte y cada valle se pincela con hermosos y antiguos caseríos, conservados o quebrados por el tiempo, reliquias de un lugar hecho a conciencia y con paciencia para que perdure.DIA 4 DE MAYO (108)

Allí, donde casi nadie sale y casi nadie entra. Donde el que entra no sale porque la belleza y la paz le atrapan y envuelven. Donde las cosas tienen doble valor por lo que cuestan hacerlas, conseguirlas y conservarlas. Donde la tradición es mucho más que una palabra, donde lo viejo es algo más que historia.DIA 4 DE MAYO (413)

Aquí donde se vive sin prisa, donde la brisa llena de pasado el presente, donde las casas y las cosas son historia por derecho propio, donde la misma historia los olvidara.DIA 8 DE MAYO (110)

Aquí, la parte de España que se arruga impenetrable, hoy es guardián de ella, de sus cosas, de sus sabores, de sus gentes, y de sus olores.

Aquí se alza Asturias…”tierra de mis amores…”.

 

La Laguna    29-10-2014    Copyright

Read Full Post »

ME ENCONTRÉ EN GRECIA

    Comenzaba a amanecer y los nuevos aromas del día se mezclaban con el del café recién hecho en la cocina. El viejo timbre de la puerta sorprendió a Marta aún en cholas, pijama y media dormida. Tras mirar entre las cortinas de encajes del salón, reconoció la larga silueta del cartero que, como de costumbre, inauguraba las calles cada mañana con su afable rostro y sus firmes zancadas. Marta no se dio prisa en descubrir lo que habían dejado en su buzón, antes tomaría su rutinario café matutino y despertaría a sus hijos.

    Ya con sus vaqueros y sus zapatillas puestas, salió al porche con la pequeña llave del buzón que hiciera su bisabuelo; un recuerdo de familia más pintoresco que práctico, pero irremplazable. Con las cartas en la mano y con la tranquilidad que da un día de descanso, pasó por la cocina a recoger otra taza de café para disfrutarla en la acogedora terraza trasera. CARTAEn su butaca de forja quemada por el tiempo, desplegando las cartas como si de una baraja se tratara, una de ellas con sello y cuño extranjero inmediatamente llamó su atención. Soltó la taza sorprendida e intrigada por descubrir quien le había escrito desde tan lejos. Sin detenerse a pensar demasiado, creía reconocer la letra que indicaba la dirección de su casa, con un gesto casi impulsivo miró el reverso, mientras su corazón se exaltaba a la misma velocidad que leía: “…con cariño de mamá.”

    Impulsada por la emoción, saltó de la butaca buscando a David, su marido, y a sus hijos, al tiempo que comunicaba con voz entre temblorosa y agitada: “Hay carta de la abuela. ¡David, ha escrito mamá…!” Casi sin darles tiempo a reaccionar volvió sobre sus pasos al asiento que había ocupado mientras que sus dedos temblorosos desplegaban la solapa del sobre y desdoblaban los diferentes folios de su contenido.

    Hacía unas dos semanas que no sabía de su madre y la curiosidad, el miedo y la preocupación inundaban sus ojos ansiosos por leer. Reconocía su encantadora letra de molde, estilizada a la antigua usanza, su costumbre de diferenciar las páginas con números romanos, su particular forma de doblar los folios, de mantener perfectamente alineados los renglones y los bordes. Siempre le había encantado esa forma de escribir, como el que lee un pergamino más que una carta.

    “Hola mi querida Marta, espero que estéis todos bien a la llegada de la presente. Como te dije, cogí rumbo sin saber muy bien qué camino tomar, no sabía a dónde me llevarían mis cansados y, sin embargo inquietos pies, y aquí me tienes en un país cansado por su antigüedad pero igual de inquieto que yo…Grecia…”GRECIA.CALLE

          – ¡David…David…! – gritaba Marta entusiasmada desde la terraza.

         – ¿Qué cielo… pasa algo…?

         – Mamá está en Grecia… ¡Dios, que se le habrá perdido ahí…!

         – ¡Bueno cariño, algo le llamaría la atención…! No deja de ser un lugar como otro. Espera un segundo, ya bajo.

    Marta volvió a perderse entre las dulces líneas, sorprendida, inquieta y emocionada.

    “… conociéndote hija, te estarás preguntando que hago aquí. A decir verdad ni yo misma lo sabía cuando estuve hojeando las llamativas guías de viaje de los diferentes escaparates. Fue más por impulso, por destino y por curiosidad que terminara comprando la de este exótico y único lugar. Si bien no sabía que iba a encontrarme realmente, si reconocía que quería perderme fuera de donde había sido yo todo este tiempo. Hace siete días que llegué y que recorro las abarrotadas GRECIA.PASEO POR CALLES DE PLACAcalles de Atenas… No te imaginas, hija mía, cuánta gente viene de todas partes del mundo para pasear por sus históricas esquinas. Sabiendo lo que te encanta el pasado del mundo y las cosas, aquí te perderías entre tantas piedras caídas, como yo las llamo, saboreando lo que ellas tienen que contarte… No sabrías por donde empezar, cada rincón, cada esquina, cada brisa te llena de un pasado único. Por desgracia mi corta y sobre todo agotada memoria no me deja reconocer toda la grandeza que ven mis ojos, pero gracias a Dios las guías que me acompañan en la mochila refrescan y completan todo lo que mi curiosidad desea saber para saborear mejor lo que veo, piso y pruebo.

    Las calles, la mitad de ellas empedradas y adornadas con miles de cables entrelazados como telas de arañas, otras de suelos arenosos de un color amarilloso, como de piedra molida, espolvorean las viejas y deterioradas GRECIA.ANTIGUA SUBIDA A LA ACOPOLI.ATENAScasas que las alinean en un laberintico caos de cruces sin sentido, con letreros desteñidos e ininteligibles para mí. Señales que se apilan y casi superponen, símbolos y letras que no conocía, así que aquí me tienes, con mapa en mano y haciendo zigzag sin parar, buscando museos, cementerios, columnas, templos, en fin, toda una larga lista de cosas por ver a casi cuarenta grados. Pero no tengo prisa, hija mía, si esta tierra ha refugiado tantos siglos de historia entre sus ruinas, que mejor que dedicarle toda mi paciencia para descubrirlo, al menos los que me dé el tiempo y el dinero…

    Antes de salir para Grecia hice una pequeña escala en Salamanca para visitar a tu hermana. Esther quiso acompañarme, pero sus exámenes a la vuelta de la esquina fueron el freno que la devolvió a la realidad. Por cierto, te manda saludos y te espera este verano con la familia…”

        – Mamá, ¡dices que la abuela está en Grecia ¿porqué se fue tan lejos? ¿Ha mandado alguna foto?  Ese es un país muy viejo y un poco roto… ¿No mami…?

       Grecia  – Carlos, hijo mío, no es que esté roto, cielo, es un país por el que han pasado muchas personas durante muchos años y cada grupo de gente han hecho las casas y las cosas a su manera. Algunas veces respetando las edificaciones anteriores con algunos cambios y otros derrumbando o construyendo encima. En este lugar ha pasado de todo ello, además de lo que ha quedado simplemente abandonado por el paso del tiempo, y hoy hay gente a las que les gusta ver lo que ha quedado, por el simple hecho de que en su día fueron grandes e importantes construcciones y por las personas que vivieron en ellas. ¿Recuerdas las canicas de madera de colores que encontraste en el jardín?

         – Sí, mami, en el colegio todos mis compañeros me las piden para verlas, nadie tiene ninguna igual. Pero no pienso dárselas a nadie, papá dice que eran del abuelo, de cuando tenía mi edad más o menos, y eso es importante para mí.

         – Eso es exactamente, hijo, esas canicas gastadas, sucias y algo golpeadas no han perdido su valor, sólo que ahora tú les das uno nuevo, porque respetas lo que fueron y a quien pertenecieron. Pues eso mismo pasa con el país donde está la abuela, no sólo es lo que queda, es lo que fue y la posibilidad de verlo y descubrirlo. Ahora ve a desayunar y llama a tu hermana que se le está haciendo tarde.Grecia.Trabajando al sol

         – ¿Pero, mamá, ha mandado alguna foto de ese sitio?

         – No, cielo, pero tratándose de la abuela, a la vuelta seguro que vendrá con miles. Ella le dispara a todo, ya te cansaras de verlas. Ve a comer enseguida.

         – Voy mama, ya aviso a Ana.

    Marta volvía a quedarse sola frente a los folios como papiros de la antigua Grecia, que había enviado la abuela. Entendía las ansias de su madre por comerse el mundo, por perderse, por encontrar nuevas ilusiones, cosas nuevas, casi la envidiaba, pero le preocupa saberla sola, lejos, rodeada de extraños. Quizás fuera todo eso lo que envidiaba.

    “…Esta claro hija que cada lugar tiene su encanto, su olor, su ritmo, sus signos, su sonido, y desde luego que éste está lleno de ellos. Nada más llegar percibí un ligero pero continuo sonido, que no conseguía identificar, un tenue traqueteo por todos lados, incluso desde la habitación de mi hotel lo percibo. He descubierto que es el sonido que emite un curioso bichito que vive sobre los árboles perfectamente camuflados en sus troncos., las chicharras.

 Grecia.Chicharra   Las calles principales están flanqueadas por tiendas de todo tipo llenas de artesanía popular, souvenir, cerámica, y cientos de ellas exclusivamente dedicadas a la venta de lo que llaman ‘komboloi’, algo parecido a un rosario de cuentas de todo tipo y colores, que es el pasatiempo más popular entre las manos de los hombres. Hoy, de camino a la acrópolis, disfrutaba del fresco que desprendían los enormes ventiladores de las terrazas mientras espolvoreaban un suave vapor de agua, desde luego, original artilugio. GRECIA.PASEO POR PLACACientos de personas peregrinaban buscando el mismo destino, jóvenes en grupo, parejas de todas las edades, familias completas, ancianos admirables bajo este sol de justicia. Me llamó la atención una señora casi de mi edad, que subía los enormes peldaños a la acrópolis empujando e impulsando la silla de ruedas de su marido. Todo ese esfuerzo para ver esta belleza es admirable, y yo quejándome de mis viejos pies.

    Cielo, es inexplicable la grandeza de todo lo que veo: personas, cosas y monumentos… la Biblioteca de Adriano, el templo de las Cariátides, el Partenón, el teatro de Dionisio, la puerta de Adriano, por cierto, casi a su sombra he saboreado un sabroso helado al ritmo del sonido de las chicharras. Es asombroso descubrir como cientos de muchachos con un simple pañuelo a la cabeza excavan por amor al pasado, con toda una delicadeza digna de admiración, con este sol en la nuca. Cada detalle es tan importante que todo esto ha hecho que me olvide de mí y mis cosas, de mis pies, mi cansancio, del calor, del tiempo…pero GRECIA.CAMINANDO AL SOLnunca de ustedes qué vais en mi corazón donde quiera que voy.

    Hoy me he tropezado con una familia de camino al cementerio de Kerámikos; sin saber muy bien por donde se accedía, me acerqué a la pareja que iba con una niña de no más de 10 años y otra joven de entre unos 38 a 40 años, y sin saber bien como preguntarles por donde estaba la entrada al lugar, amablemente me indicaron, en un inglés que me costó entender, que les acompañara ya que llevaban el mismo destino. ¡Cuánto me ha recordado esa familia a todos vosotros, por un momento os sentí allí a mi lado!Grecia.Familia

    Mi dulce Marta, aquí me he perdido y me he encontrado, he estado sola pero siempre acompañada, he visto pasado y descubierto futuro… me iré de aquí más llena de vida que nunca y con renovadas ganas de seguir descubriendo nuevos lugares.

    Nos veremos pronto cariño, besos a todos de la abuela.

    Con mucho amor… La abuela”

CopyrightAna Esther G.G.                                                 Febrero 2014

 

 

 

Read Full Post »

    Haber nacido con tanta ignorancia, con tanta inconsciencia de lo que me esperaba. Entrar y salir de un colegio de pueblo, en algún escondido rincón de una pequeña isla.

     Haberme perdido tantos segundos, minutos, días y años escondida…en mí…

    Hacerme preguntas que entonces no tendrían respuestas… Haber visto ángeles donde sólo había personas, y creer ver gentes donde hubiera hallado amigos…

    Claro que valió la pena… tardar en entender que era diferente…que las cosas eran más difíciles de lo que a esa edad podía comprender…que lo fácil no sería sencillo, que lo cotidiano era toda una aventura en la que no sabía entrar… Que el calor fuera frio… que el frio fuese costumbre, y la costumbre fuera la realidad…

    Claro que valió la pena… el que no me conformara, que buscara más y diferente… que quisiera vivir de otra forma aunque no sopesara entonces los riesgos. Que tuviera que entrar en mí para salir al mundo… que tuviera que salir para encontrarme…

    Claro que valió la pena no tener tantas cosas al alcance de la mano… tantos pocos rincones donde esconderme y hallarme… respirar sobre sabanas ajenas y lumbres de otro hogar…

    Claro que valió la pena… tropezar tantas veces… romper algo más que la camisa y los sentimientos… confundir lo que sentía…tentar a la suerte; revelarme y conformarme…

    Claro que valió la pena… dar lo que tenía… vaciar los bolsillos y el corazón. Llenarme de amigos y de soledad… comprender poco a poco que era, y quien era yo. Creer tener razón y equivocarme… creer perder y descubrir que no había sido así… Confundir sentimientos, pensamientos y razones… Creer ser grande y despertarme pequeña… encontrar el lugar, momento y la persona que te ve inmensa, especial y única…

    Claro que valió la pena no cansarme de buscar, no rendirme, no darme por vencida… De caer y volverme a levantar, de buscar mi sitio en esta enmarañada existencia…  de llorar en silencio y reír a carcajadas…

    Claro que valió la pena… descubrir que todas esas cosas era yo… Encontrarte en mi camino y llenarme de instantes… saberme incierta y real, justa y complicada, tierna y cabezota… percibir el frio y calor por mis venas… Saber qué cosas querría, y que no a mi lado… Saber que podría amar y perdonar… Aprender tantas cosas que ahora se y entiendo… porque encontré mis ganas y esencia de vivir…

    Porque lo que fui y viví… me ha hecho lo que soy… para bien y para mal… Por eso…

    Claro que valió la pena…

 

 

    16-09-2012

Read Full Post »

Llegaba a casa, más que cansado, rendido, y abatido. Su viejo perro Labrador, ni se inmutó de su mullida alfombra al oírlo llegar.

Richard, dejó las llaves como de costumbre, sobre la antigua cómoda de la entrada, para dirigirse casi por inercia al teléfono. Pero en sí, realmente sabía que no era por inercia, su subconsciente más conciente buscaba encontrar algo en él, deseaba y esperaba que hoy, aquella figura, que últimamente más que útil, era decorativa, como por arte de magia dijera algo.

Se paró cuatro largos segundos, antes de conectar el botón del contestador; cuatro eternos segundos que le bastaron para llenarse de valor, cuando realmente le plagaba el miedo y la ansiedad. Su cabeza se llenaba de duras pero reales contradicciones, que prolongaban su sensación de derrota. Por un lado, su lucha conciente por convencerse de que en verdad, no necesitaba nada, ni a nadie, que esta tortura a la se sometía cada noche no podía ser sana,  y esto contrastaba con el atisbo de esperanza que le proporcionaba esos mismos eternos segundos.

Respiraba hondo, y esa situación llena de dolor y casi placer, le era familiar, no más la llevaba gravada hacía ya casi diez meses; como cada noche, de cada día, de todos aquellos meses. Después de cuatro interminables e imborrables segundos sólo se escuchaba un agudo, y a estas alturas desagradable pitido, mas que sonido, que le despertaba de sus sueños, para hundirle en la realidad de que tras el aparato no había nada, sólo silencio.

¿Porqué iba a ser hoy menos? ¿Porqué sería hoy, entre tantos esos días diferente? Aunque así lo deseara. En ese instante, justo en el punto en que ya el pecho no resistía más dolor, Richard encontró las fuerzas para presionar la tecla del teléfono. De inmediato el seco y grave sonido desgarró la poca dignidad que guardaba para esos cuatros segundos. Sólo la tierna mirada de Boston, su perro, que como si leyera sus entrañas, le observaba desplegando en sus ojos la mas tierna y casi comprensiva mirada, y eso le sosegó.

Y como cada noche, de cada día, de cada mes, Richard abandonó su cuerpo sobre el gastado sofá de piel curtida, más por el tiempo que por otra cosa, y dejó dormir sus sueños hasta la próxima jornada.

           22 – Mayo – 2011

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: